Una iglesia con historia familiar

Este mes en Blogger Traveller teníamos como tema: "Un lugar con historia" y yo he decidido narrar la historia de la Iglesia de San Agustín de Valencia y nuestra propia historia familiar tras estos muros de piedra. En 1934 en este lugar de culto se casaron mis abuelos paternos, era una pareja joven y muy enamorada. Por aquel entonces, una maraña de raíles de tranvía rodeaba a la iglesia, y junto a uno de sus muros bullía la actividad diaria del Mercado de Abastos.
El tiempo pasó y tras la guerra civil, tal como contaba mi abuelo, la iglesia quedó totalmente destruida, tanto es así que se pensó en un primer momento en demolerla. Fue la insistencia del párroco de la época la que consiguió que el ayuntamiento se replanteara otras opciones, como fue la opción de restaurarla por completo. El encargo recayó en el arquitecto Goerlich, quien aportó las ideas necesarias para su reconstrucción. Estos son algunos de los planos que diseñó.
Se recuperó la piedra y se le dio su merecido protagonismo. Hasta aquel entonces se encontraba oculta tras capas y capas de pintura. Posteriormente a mediados de los años 60 se añadió una parte octogonal  al campanario, (diseñado por el mismo arquitecto) para hacerlo más alto y esbelto.
En el año 2003, entre esos mismos muros, mi marido y yo nos dimos el sí quiero del mismo modo que años atrás lo hicieran mis abuelos. En la actualidad paseando con mi hijo de la mano, nos paramos frente a su fachada y a la vez que le cuento esta misma historia, a modo de cuento, capturo junto a él estas instantáneas que hoy, en memoria de mis abuelos, comparto con todos vosotros.

Si queréis conocer a los demás participantes podéis pinchar aquí.






Mi experiencia Shiatsu

Estoy probando una técnica oriental llamada Shiatsu, que me está funcionando fenomenal y de la que hoy os quiero hablar en mi blog. Originaria de Japón y descendiente de la tradición China, el Shiatsu es una antigua terapia que basa sus beneficios en conseguir la correcta canalización de la energía vital (Chi) mediante la presión, en ciertos puntos clave de nuestro cuerpo, ejercida con los dedos y las palmas de las manos. 
Al igual que otras técnicas orientales como la acupuntura, el Shiatsu se basa en un principio por el cual el estado de salud de una persona dependerá en gran medida de cómo fluya su energía vital a lo largo de su cuerpo, proceso que se realiza a través de unos canales denominados meridianos.
Si se aplica cierta presión sobre dichos meridianos mediante las palmas y los dedos de las manos, sobre todo los pulgares, podremos reconducir y mejorar la circulación de la energía y, por consiguiente, nuestra salud. Carolína, mi terapeuta, explica fenomenal en su web Bamboo Shiatsu Valencia en qué consiste una sesión de Shiatsu:
<<El Shiatsu se da con ropa de algodón que proporciona el terapeuta.
Blanca, limpia y de un solo uso. En la consulta, la música suave, el olor agradable, la iluminación tenue y la temperatura idónea ayudan a que las sesiones de Shiatsu sean lo más beneficiosas y relajantes que puedas imaginar.

Mi terapeuta en acción en Bamboo Shiatsu Valencia
La terapia de Shiatsu dura aproximadamente 50-60 minutos. Durante ese tiempo, el terapeuta de Shiatsu realiza más de 1.500 presiones, aliviando, descontracturando y relajando todo tu cuerpo. Para recibir Shiatsu no tienes porqué padecer ningún dolor o patología. Cuanto más sano estés, más provechosos y saludables son sus beneficios >>
Consulta: Bamboo Shiatsu Valencia
Mi experiencia está siendo muy beneficiosa. En este ambiente tan agradable, logras entrar en un estado de paz y bienestar, el cual rompe con la dinámica diaria tan estresante que solemos llevar.
Espero que os haya gustado el post y os atreváis a probarlo. Los beneficios del Shiatsu son múltiples, recordad: 
equilibra los sistemas, nervioso, respiratorio y digestivo, favorece la circulación sanguínea, tonifica la musculatura, evita la retención de líquidos y, por consiguiente, favorece el drenaje linfático y la eliminación de toxinas. ¡¡Todo beneficios!!





up